12 mayo 2007

BD Reporter (Desde México)


Sorpresa. Emoción. Aprendizaje. Ocio. Todo en un solo verbo: viajar. He dejado claro (con mis neurosis diarias) lo aprensiva que puedo ser, un viaje tiene altas posibilidades de ser caótico y estresante si algún osado(a) decidiera hacerme segunda, y sin embargo ha habido pruebas de que aparentemente y a pesar de todo no soy tan mala compañera de aventuras (eso o me han tenido mucha paciencia)

Y es que quisiera aprehender todo, recordarlo todo, con lujo de detalles, sintiendo el viento helado en la cara, el sol que no calienta, escuchando bulliciosos franceses, y por supuesto comiendo pato con vino tinto contigo otra vez. Tomar mil y un fotografías y capturar la esencia (mmm... ¿vampiro quizás?) y traerla conmigo, hacerla mía, integrarla, mimetizarla.






Pero no seré ni la primera ni la última, muchos antes y muchos después emprenderán ruta. Las experiencias son muchas, los destinos también. Los lugares pueden caer en el olvido, tu olvido, el desconocimiento de los demás, hasta que un "BD reporter" haga su aparición. Estos extraños personajes se dedican a la "engorrosa" tarea de trotar mundo, pero, a diferencia de aquellos que vamos armados con cámara (perdón por autoasumirme reportera) cuentan con herramientas más sofisticadas: papel y lápiz. Su método: dibujar. Viajan, observan, comen, viven y sueñan, una mañana aquí y otra allá. Los pretextos van desde documentar búsquedas internas y las anheladas vacaciones hasta empresas arqueológicas y constancias de eventos: mundiales, olimpiadas, costumbres, rarezas culinarias, pero también conflictos sociales y aquí el comic puede ser incluso más impactante que ver el noticiero o leer el periódico, porque además de los crudos hechos cuenta con el sútil sello del autor, estamos a disposición de lo qué nos quiera presentar y cómo ha de mostrarlo, es más íntimo, pues, y en la intimidad somos más susceptibles. Si un BD-reporter hace bien su trabajo podrá, incluso, aspirar a un Pullitzer, aunque dudo que sea lo que más les preocupe. A mí por ejemplo no me preocupa no saber dibujar, pero nada más por no quedarme con la espinita...


1 opinan:

Joss dijo...

Supongo que tambièn debe existir buena quimica entre los que viajan juntos, si no IMAGINATE acabarìan ahorcàndose , o quedando muuuy cerca, ya sean pares o nones (jejeje huuuy).
Y acorde a la experiancia y a mi caracter, la aprenciòn no me causa ruido, a menos de que dicha aprensiòn raye en la terquedad.
Pienso que una persona ecuanime por muy "aprensivo" que sea no es tonto, como para dejar que su "fijaciòn" lo lleve al caos y desesperaciòn(aunque claro esta que el acompañante juega un papel importantìsimo en el toma y daca con el aprensivo en cuestiòn ;-) y lo hace entrar en razòn jijiji)
So si en alguan travesìa un servidpr se topa con X's aprensivo-terco-necio y apesar de la diplomacia, amabilidad, serenidad naranjas ... pues desearle el mejor de los viajes al lugar de AHI TE CHINGAS SOLO WEY jejeje, pues si no pa k me estreso.
En otros asuntos,ahhh que gratos recuerdos del viejo continente, el airecillo... mèeendigo jijo del pollo que aaahh como caalaba, Mon Parnbase y sus negros pasajes, ola là l'canard, mon Dieu, l'canard, seguro regresarìa (no solo pr el pato ;)).
Sip en efecto ,Si tuviera que atravazar el charco, quisiera ver tu mirada al llegar. Y sorprise, U were there, ya sea en lugares lejaaanos, o por caminos conocidos, que bueno que los andamos juntos ;)