16 julio 2007

Oratoria

Odiaba hablar en público, el monstruo de mil cabezas, su temor más grande, el más terrible. De espíritu combativo, había vencido al dragón una y otra vez, a tal punto que la bestia se doblegó, ahora incluso, le obedecía y eso le ayudó en la escuela, en el trabajo. De ayudante pasó a jefe, a gerente, a director, a presidente. Toda una vida de lucha, pero en esta ocasión, se encontró inexplicablemente ansioso, nervioso, como la primera vez...no vaya a ser que la cálida humedad... lanzó una rápida mirada a su pantalón –Todo en orden- y comenzó su discurso.

3 opinan:

Estela dijo...

Debo escribir un post sobre eso...

¿Por qué el temor de hablar en público? ¿Nos da temor estar en el metrobús donde todo el mundo nos ve?

ñojitzu dijo...

Yo creo que el temor a hablar en público es porque a diferencia de estar en el transporte público o enmedio de una multitud, aquí das la pauta para que entren. Y emitir juicios. Atemorizante.
Gracias por la visita ;)

Anónimo dijo...

Me parece muy atinado tu comentario acerca de tenerle miedo a hablar frente a un público. Te invito a que visites este link http://www.x7.com.mx/modules/weblinks/viewcat.php?cid=14, ya que aqui se encuentra publicado tu escrito, y podrás encontrar otras que te podrán ser útiles.